Usos conocidos

Usos conocidos

Uso anestésico: las perlas de éter se suelen usar como anestésico local en situaciones de heridas leves. Alivia los dolores de oído: vertiendo el líquido que contiene la perla dentro del oído, se logra calmar notablemente los síntomas de la infección o la herida.