Las perlas de éter son pequeñas cápsulas gelatinosas y transparentes que cuentan con una diminuta parte de éter etílico en su interior, como veremos más adelante.